LOS CICLOS CIRCADIANOS Y CÓMO AFECTAN A NUESTRO CUERPO (1ª parte)


Los ciclos circadianos son los ritmos intrínsecos que forman el reloj biológico humano y que regula las funciones del organismo para que sigan un ciclo regular. En los mamíferos, este ritmo coincide con los estados de sueño y vigilia y están asociados a los estímulos de luz, que el cerebro asocia con una mayor actividad fisiológica mientras que, en la oscuridad, se inhiben estas funciones.

Por ejemplo, ante la ausencia de luz la glándula pineal activa la producción de melatonina y serotonina, hormonas que aporta una sensación de bienestar y tranquilidad y, además, son las encargadas de inducir el sueño. El organismo entra en letargo, la temperatura corporal baja hasta los 35º, disminuye la presión sanguínea y se reduce la secreción de hormonas. La capacidad de alerta y de movimiento también se encuentran reducidas, por lo que es más difícil concentrarse o reaccionar ante un imprevisto y, por lo tanto, disminuye el rendimiento laboral y se multiplican las posibilidades de sufrir un accidente.

Por lo tanto, los ritmos circadianos van a ser importantes para controlar:

  • Cómo y cuánto dormimos.
  • Cómo nos va a afectar nuestra alimentación.
  • La actividad y regeneración celular.
  • Todas las actividades cerebrales.
  • Los procesos y actividades de los órganos.
  • Patologías en los órganos.
  • La actividad hormonal.

¿Y cómo funcionan?

Según la Medicina Tradicional China, la energía de los órganos y vísceras tienen un punto de máximo funcionamiento o de plenitud y un punto de mínimo funcionamiento o de vacío.

La energía circula por los meridianos en ciclos de 24 horas. Como existen 12 meridianos principales, cada meridiano estará en plenitud cada 2 horas, por lo que recibirá mayor cantidad de energía y de mejor calidad, y 12 horas más tarde estará en vacío y la energía que recibirá en ese momento sera menor en cantidad y calidad. Esta transición de máximo a mínimo sucede paulatinamente. Desde el momento de vacío, volverá a ascender para estar en plenitud a las 12 horas siguientes.

Por lo tanto, todo síndrome de exceso empeorará en su horario de máxima y mejorará en su horario de mínima y todo síndrome de vacío mejorará en su horario de máxima y empeorará en su horario de mínima.

El comienzo de los ciclos los marca la salida del sol en cada momento del año y el órgano que marca su comienzo es el Pulmón. A partir de ahí se establece todo el círculo. Una hora antes y una hora después de la salida del sol marcarán la plenitud del Pulmón. Esta será la mejor hora para hacer ejercicios de respiración o estirarse y respirar en profundidad. De esa forma, todo lo que respiremos en ese momento se acumulará a modo de batería que iremos gastando a lo largo del día. Durante esas horas, el Pulmón absorberá, metabolizará y transformará esa energía de forma mucho más rápida y eficaz.

Lo mismo sucede con el Estómago, cuya hora de plenitud es de 7 a 9 a.m. Es ahí cuando el Estómago absobe, metaboliza y transforma los alimentos con más facilidad. Su hora de vacío es de 7 a 9 p.m. Por lo tanto es recomendable realizar una cena ligera.

Pero estos horarios no son fijos, ya que lo que marcan los ritmos circadianos es la luz y esta sufre cambios de un día a otro. Lo más adecuado sería sincronizar nuestra actividad situando el mediodía con el punto en el que el sol está en lo más alto (las 13:53 en el solsticio de verano y las 12:50 en el solsticio de invierno) e ir adaptándolo a diario.

Teniendo en cuenta que durmiéramos 8 horas, el día 21 de junio deberíamos levantarnos a las 5:53 y deberíamos irnos a dormir a las 21:53 para poder aprovechar al máximo las horas del sol y conseguir el mejor rendimiento de nuestro organismo de forma natural.

Podéis seguir leyendo sobre los ciclos circadianos y el funcionamiento de los órganos en el siguiente enlace.

 

 

 

Si estás interesado/a en recibir sesiones o tienes un centro y quieres ofrecer formaciones, escríbeme a son@acupunturagrancanaria.com y te informaré sobre lo que necesites.

Son

Las llamadas medicinas alternativas y complementarias son prácticas que actualmente no están consideradas como parte integral de la medicina convencional ortodoxa. La lista de estas prácticas cambia constantemente puesto que las que demuestran ser seguras y efectivas van siendo progresivamente aceptadas por la medicina ortodoxa. Por otro lado, algunas terapias complementarias utilizadas conjuntamente con tratamientos ortodoxos y bajo supervisión y control médico pueden tener efectos beneficiosos para aliviar síntomas, paliar efectos secundarios de los tratamientos y mejorar la calidad de vida de los enfermos. Las técnicas y/o métodos naturales no son una alternativa o un sustituto de la ciencia médica y por eso siempre apostamos por la medicina integrativa. Este blog tiene como propósito compartir y dar a conocer distintas técnicas y/o métodos naturales para integrar cuerpo, mente y espíritu y así prevenir enfermedades y preservar la salud. <3

También te puede gustar...

LEAVE A COMMENT

Algo sobre mi:

Sonsoles Sebastián

Sonsoles Sebastián

Acupuntura y moxibustión. Quiromasaje deportivo y funcional. Osteopatía. Reflexología podal, abdominal y auricular. Drenaje linfático manual. Ventosas. Shiatsu. Si estás interesado/a en recibir sesiones o tienes un centro y quieres ofrecer formaciones, escríbeme a son@acupunturagrancanaria.com y te informaré sobre lo que necesites.

¡Sígueme!

Puedes seguirme en las redes sociales:

Design by:

Design by: